Lees y te vas | | Alejandra Pedroza Marchena

4.11.12

TRANS





I
Suspira fuertemente al tiempo que seca sus escasas lágrimas. Comienza su rutina, hace tocar el último disco que le prestaron, canta y canta para evitar el silencio, queriendo sentir que la música es compañía. Sale del baño y descuidadamente seca su cuerpo. Se mira con recelo frente al espejo, duda de su reflejo y sin embargo, disfruta el aspecto de su pecho, pellizca los excesos de grasa bajo su ombligo, hurga entre sus piernas y no encuentra placer.

II
Cruza la avenida, sus labios incapaces de pronunciar palabra alguna y su mente irónica no deja de platicarle. Qué ansiedad. Entra a la universidad, y antes de cualquier actividad académica, se dirige a la biblioteca. Con cautela toma una computadora, gira su cabeza, con mirada suspicaz, intentando esconder una culpa. Habilidosamente teclea su contraseña, la página Web se carga lentamente, algunos profesores se acercan. La incertidumbre le hace temblar. Se abre su bandeja de entrada: un correo nuevo. De él, del desconocido, de su peculiar amigo virtual. Cierra las ventanas del monitor y prosigue atendiendo sus tareas, con una ancha sonrisa de satisfacción, como de quien recibe una esperada carta, como de quien desobedientemente revisa su correo electrónico en un ordenador destinado sólo a la búsqueda de libros.

II
De nuevo el pensamiento y sus paradojas. La lucha constante por no perder la atención al discurso del mentor que desfila sobre los pasillos del aula, y su mente se ocupándose en otras entes: el desconocido y todo lo que él le provoca sentir. De pronto sus añoranzas de una compañía, toman forma, son las tipografías que su pantalla le deja ver cuando él le escribe. Inexplicablemente, le interesa, se entretiene al leer lo que le comparte de vida, y sin pensar, lo hace parte de la suya.

III
Viernes en la noche y escucha su voz por primera vez, el aparato telefónico no permite indagar más allá. Faltan unos cuantos minutos para su encuentro en persona, no sabe qué pensar. Desde la banqueta mira como se acerca, pasmado al saber que las letras virtuales esa noche se vuelven carne y hueso, se vuelven hombre.

IV
Es inevitable, no puede esconder sus delatantes risas al estar junto de él. Su timidez lo obliga a tragarse las ganas de mirarlo constantemente, de calcular sus movimientos. Frente a él, y las palabras no hacen falta. Son dos hombres que desafían al conservadurismo y sus cánones, se vuelven entonces uno mismo, deciden comenzar días juntos.

V
Centenares de horas compartidas, nada parece tedioso. Se siente seguro: él es la presencia por la que había esperado. Pensar deja de ser indispensable, sentir es ahora lo prescindible y todo sucede indeliberadamente. Reconoce las nostalgias de el ahora conocido y las adopta como propias, recorre su esencia, descubre su autenticidad, goza su espontaneidad. Sin buscar explicaciones, encuentra sentimientos. Se toma el atrevimiento contra sí mismo, de amarlo.

VI
Y las percepciones cambian, y la vida misma.

12 comentarios:

Juanelo dijo...

bonita historia de amor : ) me siento identificado

Yo dijo...

Caramba¡¡¡ cómo se las gastan¡¡¡
sublímar la vida y crear arte,
crear arte para crearse una vida y
visceversa.
Tu incondicional te sigue los
apalabrados pasos.

Canncon caminamos juntos dijo...

Muy buena historia "Roja"!
(Roja eres tùy no la historia)
Una realidad que sin duda alguna se vive día a día.
Y esque a veces las palabras en el monitor llegan más lejos...
que la convivencia diaria.

Lucía Castillo dijo...

¿Qué tu no eras la que no sabía el significado de cánones?

Yo no me identifico...Mis historia fue muy distinta...Y ahora es muy distinta...Pero aún así te quiero mucho Roja, y yo ya no he letreado ocurrencias en mi blog...porque no me gusta lo que se me ocurre.

Ven Roja, aquí los Juegos dijo...

Juanedo: ¿y si te contara que esta historia, a pesar de hablar acerca de una pareja homosexual, tú fuiste la inspiración? No porque Roja te asocie con la homosexualidad, no no. Es por la manera en que se desencadena :)

Fuiste la segunda persona que conocí por internet, y terminaste siendo mucho, mucho más.

Ven Roja, aquí los Juegos dijo...

Yo: Desde aquella vez que me escribiste un correo, y cuando hacías críticas de mis textos para el suplemento, tu escritos me hacen sentir mucho. Este pequeño comentario no es la excepción.

No está demás decir que día a día te tomo más y más cariño, y me es muy importante tu opinión!

¡gracias por estar acá! Mi incondicional C: Tú, el mismo de ayer...

Ven Roja, aquí los Juegos dijo...

Canncon! Gracias por estar aquí.... ¿y si ahora tú supieras que no tengo la mínima idea de quién eres?

Te "googlie" y no obtuve respuesta. Y en efecto, historias de esas suceden, qué te puedo contar yo. Irónicamente a los más excépticos se les aparece la virgen.. es un decir pues.

Caminemos juntos Canncon :)

Ven Roja, aquí los Juegos dijo...

Luci, si yo tengo ahora un blog, una parte escencial que me motivó fuiste tpu con tus actos. No me digas eso, sabemos que tienes la capacidad de crear imágenes y plasmarlas de tal manera que el lector las consume y se las acomoda a su gusto. No lo dejes Lucía Castillo.

Por otra parte, cánones, sí, no lo sabía. Pero es bien sabido que al aprender algo, la práctica hace que el conocimiento de ese algo dure más. Al rato siguiente de aprender esa palabra, la usé en mi texto :)

Te quiero Lucía, Gracias por teclear aquí.

Space Tutsi Pupu dijo...

Soy algo así como muy chismosa. Vi la invitación en el Feisbuc y dije, vamos viendo.
Me gustó la historia y más el tinte de los espadazos, y más porque conozco esa sensación, esa sonrisota, lo que no conozco es urgarse entre las piernas y no sentir nada (jujujú) Es la primera vez que entro a tu blog y me gustó. ¡Y ahora quiero leer MÁS!
Saludos Roja y Juanelo de Roja (:

Lucía Castillo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ven Roja, aquí los Juegos dijo...

Space Tutsi: No lo tomaría chismosa. Quizá chisme fuera si empezaras a cuchichear al respecto, y levantando falsos, ja. Creo que eres curiosita C: Por ahí dicen que la curiosidad mató al gato, pero que mejor motivo que la curiosidad para impulsar a Gutenberg a crear la imprenta, o Edison con el foco... Me da mucho gusto que te hayas sentido reflejada en la sonrisa C: Y también gusto por lo de hurgarse entre las piernas XD ... por aquí andaré seguido, ¡Gracias por entrar!

Ven Roja, aquí los Juegos dijo...

Tutsi... Un momento, ahora sé quién eres! En unos cursos que tomé escuché hablar de tí, Mayra Alejo y Jessica Macías de RadioUdG Autlán hablaban de tí. Después resultaste ser la misma conocida de Juan. Bien dicen que Guadalajara es muy pequeña, yo podría decir que Jalisco entero!