Lees y te vas | | Alejandra Pedroza Marchena

4.11.12

La chiqui chiqui baby




La única manera que encontramos para el acomodo fue Fermín de copiloto. Gaby, Vero y Tino sentados en la fila de atrás y yo acostada sobre ellos.

Los ride, rai o aventones casi siempre sirven para pensar, más cuando nos suben en la caja de las camionetas donde el viento y los ruidos de viajes en carretera no nos dejan platicar.

Cuando me tocan transportes con amplitud aprovecho para acostarme y dormitar un poco.



Lo intenté está ocasión, pero en vez de lograr sueño obtuve pellizcos, de esos que dan risa y que se hacen en complicidad para decir un "escucha, mira" sin hablar...


Nunca alcancé a ver lo que decían los ojos de aquel hombre que conducía. Nos platicaba con tanta gracia de todos los carros que habían resultado pérdida total por sus varios choques. Sus lentes Ray ban de los 80 volteban hacia nosotros en la fila de atrás y ahí se quedaban por medio minuto o más. Por allá sus manos con un celular entre los dedos atendían el camino y el volante, como si sus palmas tuvieran ojos..



Los lentes voltearon nuevamente para platicarnos que su viaje a Guadalajara era para sacar su pasaporte. El señor hizo una parada y cuando volvió traía bebidas refrescantes para los jóvenes raiteros. En una de sus tantas llamadas a celular se escuchó:

-Qué cree compadre, que me detuvieron los trámites del pasaporte
Sí cómo ve... Pues quien sabe eh, yo creo que fue por las órdenes de aprehensión que traigo..

Acá en la fila de atrás los pellizcos y gestos entre nosotros no se hicieron esperar.


El señor seguía platicando de sus problemas legales. Rebasaba a cualquier carro que se le atravesara y mandaba mensajes al tiempo que metía las velocidades...

Nosotros un tanto serios, alerta por si corríamos algún peligro pasábamos saliva lentamente y nos decíamos con la mirada...

Los pellizcos y el peligro se olvidaron cuando de su estéreo comenzó a sonar ....




"se arregla como artista

y usa hasta alfombra roja

llego la chiqui baby
olorosa olorosa
perfume de paris

italiana su bolsa


la chiqui chiqui baby
la chiqui chiqui rrirris
la chiqui chiqui baby
es atractiva

por donde le mires "


Ya entonces pasamos de la preocupación a la cantada y yo, no pude parar de reír. Existe una chiquibaby la más guapa del barrio y los Tucanes de Tijuana le rinden una canción. A esto, yo le llamo México.

Seguí riendo y una vez que terminó la canción, el hombre de los ray ban la repitió, no mas por complacer a sus acompañantes. Yo encima de otros, ya no pude dormir.

Llegamos a Guadalajara y el señor nos llevó hasta el centro. Se había cancelado su trámite y por tanto, no tenía otra cosa qué hacer en la ciudad. Nos insistió con una invitación a comer y luego de tres negaciones paró el carro apretó un botón y sacó el cd.



Me regaló el disco de los Tucanes de Tijuana.




se reía de mi risa por la Chiquibaby, pero atrás de esos lentes yo alcancé a ver que el hombre pensaba que en realidad me gustaba la agrupación.

Lo acepté con gratitud y lo guardé en mi agenda.

Al disco ya no lo volví a ver.

Así hay personas de las que uno nunca se olvida. En los rais siempre conozco de esas.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

(:


creo qe jamas he tomado un ridee contigo.
alguna dia sera.

te qiero hoy roja :(


edith.

Anónimo dijo...

(:


creo qe jamas he tomado un ridee contigo.
alguna dia sera.

te qiero hoy roja :(


edith.

morphin dijo...

Los ride pueden estar entre las experiencias más geniales de la Universidad. Privilegio que tenemos frente a los citadinos :)
Es como si se eligiera a las personas más peculiares para toparse en nuestro camino y contarnos nuevas historias

Juanelo dijo...

(esa ya me la sabia) yo soy fan de los rides, y ademas siempre que puedo doy ride a quien me pide, pero esos rides adentro de los coches de los desconocidos me dan miedo, creo que la mayoria de la gente es buena, pero me la pienso en arriesgarme, mejor en una caja aunque el viento no me deje platicar; puedo pegar un brinco y huir del peligro. aguas alejandrita de subirte con desconocidos

Anónimo dijo...

Edith:

Sí un dái tomamos un rai, íbamos a una fiesta de la prepa por Circunvalción, iba Reina. Ya no recuerdo más pero lo tomamos :) Yo te quiero hoy y siempre y te he venido queriendo desde que teníamos 12 años...

Sara:

Claro, siempre lo he sostenido, un rai es una historia por contar. Y vaya aventuras nos ha tocado sólo por estudiar fuera de la ciudad. Puntos a favor de Ocotlán :)

Novio:tomo mis providencias en cuanto a rais se refiere :)

La que escribe en este espacio

sofyaetoile dijo...

Qué tiempos aquellos cuando me iba con ustedes je.
Te acuerdas de los originales y de los juegos de basta mental? jajaj, claro cuando el viento nos dejaba platicar...

Sofýa

Esto es: dijo...

Roja: No se puede ver Voy a Explotar porque es peli de festival y por otras cuestiones.
Yo no pedí que arreglaras la entrada, es tu blog no mio, yo no soy sentidita si no me mencionas jajaja...pero si dices que lo hiciste que bonito.
Y yo sólo he tomado dos raid contigo -creo- uno de ida a sorina y otro de venida...tome uno para ir al centro pero ya olvidé con quien.

Anónimo dijo...

Sofy: Jamás olvidaré aquellos tiempos de los originales de la ciénega y ese rai que tomamos con una acelerada camioneta donde íbamos como 8 en la caja. Ya era de noche y proponíamos canciones que incompletas gritábamos... Ha sido de mis mejores rais.

Lucy, deberías unírtenos al rai, tenemos una coreografía para pedirlo, es padre... bueno a veces no. Es muy cansado estar ahí hasta que nos suban y luego, quién sabe en qué condiciones esté el transporte que luego nos tocan incomodidades. No importa, no me gusta pagar 128 pesos a la semana más transvales. Arreglé la entrada porque quise.

Alejandra

Triple Cero dijo...

Son de culto esos tijuanes (de tucana), sus séquitos son gente de verdad. Comparto contigo algo: juguetes y yo salimos un día "a ver ké" en el centro de Tulum, pero llovía, después de varias vueltas, sólo vimos agua, un borracho en bibicleta que según él se había ganado 6 mil pesos (y que conocimos al levantar del suelo), antros, bares y cafés vacíos, una panadería abierta y porsupuesto la muy famosa agrupación sonando en vivo por el televisor en un puesto de tamales colados de a diez pesos. La gente como mosca se juntaba en el puesto (nos), mucha risa después de ver a los artistas: a mi me gusta vivir de noche... -tocan chingón, eh!- le dije a toys y él -si, si, si- emocionado: se le cayó medio tamal.

Triple Cero dijo...

Por cierto, leerte fue como un divertido cortometraje.

Ven Roja, aquí los Juegos dijo...

Hernán te me reapareces con una identidad nueva. A ese toys sólo lo conocí por habladurías de la Muara. Mira, los tucanes imponen a tal grado de tirar tamales. me da gusto tenerte acá. Suerte allá :)

David dijo...

Todo lo vinculado con el arte me interesa mucho y por eso trato de buscar cuestiones vinculadas a esto cada vez que tengo la oportunidad. Me gustaría conseguir promociones vuelos para llegar a los museos de arte que hay en otro país.